mi madre

MI MADRE

Mi madre casi siempre estaba enferma, no sé de qué. El médico del pueblo venía a menudo a casa, pero sólo para aliviarla, no para curarla.  Algunas veces, el cura venía con el médico.

Sin embargo, yo recuerdo que de pequeñito cuidaba de mí y siempre estaba con ella. Fue a partir de los 5 o 6 años cuando cada vez la veía menos. Y cada vez que la veía me parecía más delgada. Mi madre siempre fue gruesa, y después de tenerme a mí, ya se podía considerar gorda. Lo que quiero decir es que no era una mujer delicada, sino que era robusta y fuerte, como las mujeres del campo, y tirando a gorda después de cierta edad. Tenía 30 años cuando nací yo. Mi padre y mi madre tenían la misma edad.

A mí me cuidaba Antonia, que parece ser que ya había cuidado de mi madre cuando era pequeña. Antonia era muy mayor, pero llevaba casi todos los asuntos domésticos de la casa, incluido yo. Me cuidaba, alimentaba, regañaba, castigaba y consolaba, como lo haría una madre. Aun así, yo nunca la consideré una madre. Yo ya tenía mi propia madre. Para mí, Antonia fue más bien una educadora a la que tenía que obedecer. No recuerdo haberle tenido especial cariño. Algo sí, pero como a muchas otras personas del cortijo.

La relación entre mis padres era buena. Cuando mi madre estaba bien, mandaba y controlaba los asuntos domésticos. Era muy mandona y activa, pero cuando estaba mal no salía del dormitorio. Mi padre hacía lo que mi madre le pedía y la trataba con cariño. Aunque nunca los vi besarse sí que se abrazaban a menudo. Mi padre pasaba mucho tiempo con mi madre, aunque fuera en la habitación si ella tenía el día malo. A veces, pocas, me dejaban estar con ellos, pero yo me aburría enormemente.

Lo primero que hacía mi padre al llegar a casa, era ir a ver a mi madre, estuviera donde estuviera, enferma o no. Luego me buscaba a mi, cosa que casi nunca era necesario, porque en cuanto veía o me enteraba que mi padre había llegado, yo me dirigía de inmediato a mi casa.

Pocas cosas más tengo que explicar de mi madre. No tengo muchos recuerdos porque tampoco estaba mucho tiempo con ella, en general.

mi madre

Deja un comentario